Pablo Ferrara; un hombre de acero que confirma: Vivir es Increíble.

Pablo Ferrara Fernández nació el 30 de octubre de 1966. Arquitecto de profesión, padre de 3 hijos y esposo, es un hombre de retos ya que años atrás había participado en el “Ironman” la prueba más exigente del triatlón, la cual es una competencia internacional de alto rendimiento con tiempo límite de 17 horas y consta de 3,68 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de pedestrismo (trote).

pabloferrara-2
Sin embargo, hace dos años sus sueños parecían desmoronarse a causa del diagnóstico de una terrible enfermedad “Esclerosis Lateral Amiotrófica” (ELA). La cual afecta directamente a las neuronas, desgastándolas y matándolas paulatinamente a través del impedimento de envío de mensajes del cerebro hacia los músculos.

Fue en ese momento cuando sus amigos: Guillermo Montaña (Asesor Profesional de Seguros en GNP), Roberto Castro y Arturo Williams; se acercaron a GNP pidiendo autorización para que Pablo portara el slogan “Vivir es Increíble” pues consideraban que era digno de esta frase porque en ningún momento se había dejado vencer por la enfermedad, por el contrario, ha disfrutado al máximo cada momento con sus seres queridos y es un ejemplo de vida.

Además los 4 amigos tenían el anhelo de competir juntos en el triatlón, motivados aún más en esta ocasión, porque GNP apoyaría su sueño.

Ya en la competencia los obstáculos no faltaron; el esfuerzo y cansancio no se hicieron esperar y cada vez se hacía más difícil llegar a la meta, pero tenían muy claro su sueño: Seguir luchando hasta el final y nunca rendirse.

Finalmente, cuando habían transcurrido 16 horas con 45 minutos Pablo cruzó de pie la meta con gran emotividad y fuerza.

Sin duda es un gran ejemplo de vida, ya que muchas veces pasamos por circunstancias que nos afectan y creemos que la vida se terminó sintiendo que ya no hay otro camino para seguir luchando, sin embargo, esta historia nos recuerda que siempre podemos dar vuelta a la página y comenzar de cero.

Para Pablo esta carrera significó mucho más que un comienzo, se trató de no dejarse vencer y seguir luchando, como lo expresó en las siguientes frases: “Hay que aceptar el diagnóstico pero nunca el pronóstico” y “Ya encontré el camino a la felicidad y es ser muy, muy agradecido”.

Gracias a  su gran espíritu y al apoyo de sus amigos, al final Pablo pudo volver a ser un “Ironman”. Y es justo ante historias como esta cuando nos damos cuenta que todo se puede lograr mientras nunca olvidemos que… Vivir es Increíble.

Categorías Vivir es increíble