Adultos con rasgos infantiles

Los seres humanos somos infantiles en muchos sentidos. De hecho, en la edad adulta conservamos características del niño e incluso del feto. Lejos de ser una desventaja, esta es una de las características que nos definen como especie.