Proteína en las tres comidas

El abuelo de Cecilia ha estado comiendo cada vez menos, lo que preocupa a toda la familia. Esto sucede con frecuencia en las personas mayores, que pierden el apetito porque su organismo ya no es tan eficiente en la digestión y absorción de los alimentos.

Todos conocemos las ventajas de consumir proteínas, entre otras cosas porque deben renovarse constantemente en los músculos.

Estudios recientes realizados en Canadá con personas de entre 67 y 84 años de edad muestran que es conveniente distribuir el consumo de proteínas a lo largo del día, en vez de concentrarlas en alguna de las comidas; por ejemplo, en la ingesta que hacemos al empezar la tarde, que suele ser la más fuerte en México.

Para personas mayores, como el abuelo de Cecilia, esto es especialmente importante, porque el paso de los años afecta los músculos e incluso nuestro estado de alerta.

En general, se considera que las personas de todas las edades deben consumir un mínimo de 1.2 gramos de proteína por kilogramo de peso. Así, una persona que pese 70 kilos debe consumir al menos 85 gramos diarios de proteína, un poco menos de 30 gramos en cada comida. Y todo parece indicar que las personas mayores deben consumir aún más proteína que el resto de nosotros.

La madre y los tíos de Cecilia están dando tres porciones de proteína al abuelo, que come con más apetito ahora que su ingesta de proteínas está distribuida a lo largo del día, y además se está mostrando más activo e interesado en lo que le rodea. El otro día estuvo toda la tarde platicando con ella de cuando era profesor universitario, en aquellos días cuando la Universidad ocupaba varios edificios del centro.


Fuente: Health Day / American Journal of Clinical Nutrition


Recuerda que no solo las carnes, incluyendo pescados y aves, tienen proteínas. También están los lácteos, los huevos y las leguminosas, como frijoles, garbanzos, lentejas, alubias y por supuesto la soya. La lista incluye algunas verduras, como el brócoli, y cereales o como el mexicanísimo amaranto. Y no olvidemos los frutos secos y semillas, como pepitas, pistaches, chía, ajonjolí, nueces, cacahuates y almendras, verdaderos alimentos maravilla.


Y AYUDAN AL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Otros estudios están relacionando las dietas ricas en proteínas con el balance de las bacterias benéficas que viven en nuestro intestino, lo que a su vez contribuye a fortalecer el sistema inmunológico.

Categorías Destacados GNP cerca de ti GNP te cuida