¿Ya pensaste tus propósitos de año nuevo?

Con las fiestas a unos días de distancia, María Eugenia se enfrenta a una costumbre tan antigua como su vida adulta: elaborar una serie de propósitos para el año nuevo. En esta ocasión, no está muy entusiasmada ante el prospecto, pues cada 12 meses pasa por el mismo trance y luego siente el doble de culpa cuando los va abandonado en el curso del primer trimestre del año.

Con esto en mente, acude a Chema, su gurú de cabecera, para pedirle consejo.

–Mira –dice Chema–, con franqueza no sé qué tan útil es hacer listas de propósitos de año nuevo. En el lado favorable, el cambio de año nos puede dar impulso para fortalecer un poco nuestra voluntad, pero a veces los propósitos se convierten en un obstáculo, más que una ayuda. En todo caso, te puedo dar algunas ideas para que sí te sean útiles y no se conviertan en fuente de sentimientos de culpa.


Por último –le dijo Chema–, toma en cuenta una cosa muy importante. Cumplir propósitos implica poner en práctica la fuerza de voluntad y esto requiere energía. Necesitas alimentarte y dormir bien. Cada vez más, las investigaciones sobre el sueño indican que dormir bien no es un lujo, sino una necesidad, y los proyectos que implican cosas como el ejercicio y la buena alimentación requieren también de un buen descanso.

Armada con estos consejos, María Eugenia recuperó su entusiasmo y se puso a trabajar en su lista de propósitos para 2018:




Categorías Destacados GNP cerca de ti