¿Por qué hidratarse es vital?

Muchas personas no le dan al agua la importancia que tiene para nuestro cuerpo, mente y funcionamiento vital. Es un hecho que a algunas nunca o casi nunca les da sed, pero no podemos basarnos en esto para consumir más o menos agua.

  • Cuerpo insano: el agua transporta los nutrientes a las células y retira los residuos.
  • Menor capacidad de concentración, procesamiento cerebral y memoria a corto plazo.
  • Desajustes en la tensión arterial: uno de los más frecuentes.
  • Problemas digestivos y en la absorción de los nutrientes, así como padecimientos renales: el agua ayuda a los riñones a eliminar las toxinas, residuos y nutrientes innecesarios a través de la orina.
  • Las articulaciones pierden protección y los músculos dejan de funcionar adecuadamente.
  • La piel pierde elasticidad, suavidad y color.
  • Desbalance de la temperatura corporal.

Para la gravidez

Para las mujeres embarazadas, como Rosy, se incrementa la necesidad de consumir agua. Si una persona normal debe beber, por lo menos, litro y medio de agua al día, una mujer en gestación debe beber mínimo dos litros.

En esta etapa se producen en el cuerpo una serie de cambios fisiológicos que demandan más cantidad de agua para atender la formación de líquido amniótico, el crecimiento del feto y las necesidades energéticas que aumentan con el embarazo.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia propone algunas ideas sobre la hidratación, que su doctor le hizo saber también a Rosy:

  • El agua transporta los nutrientes hacia el torrente sanguíneo del feto y los distribuye en su organismo.
  • Evita el estreñimiento en las futuras madres.
  • Beber agua a pequeños intervalos evita la acidez provocada por los jugos gástricos y las náuseas.
  • Ayuda a eliminar toxinas mediante la orina, reduciendo la formación de cálculos renales o la posibilidad de enfermedades de las vías urinarias.
  • Evita la deshidratación, que en las gestantes puede ser más peligrosa que en cualquier persona. Esta provoca: migrañas, náuseas y hasta contracciones.

Rosy salió de la consulta convencida de que tenía que cambiar sus hábitos, pero sobre todo el de consumir agua y líquidos hidratantes.

Como tenía un par de amigas en el mismo estado que ella, decidió armar una breve guía de consejos prácticos que compartir con ellas, amén de que hidratarse no es un tema que deba preocupar únicamente a las mujeres embarazadas, sino a todo mundo. Eso incluye, también, a las personas que hacen mucho esfuerzo físico y a los deportistas activos.

Fuentes

alud.ccm.net

www.disfrutatuembarazo.com

www.nationalgeographic.com.es

nutrigenservice.com

Categorías Destacados GNP cerca de ti