Complementa el seguro de gmm que te da tu empresa

José Luis había trabajado toda la vida para la misma empresa, desde que salió de la universidad, y no se preocupaba demasiado por el futuro…

Cuando le dieron su primer ascenso importante, entre las prestaciones que recibió figuraba un seguro de gastos médicos mayores para él y su familia, así que era evidente que la compañía deseaba conservarlo por mucho tiempo. Aunque a José Luis le pareció algo grande e importante, no se preocupó de negociar, o al menos investigar, las condiciones de su contrato. Si bien por aquel entonces ya pensaba en casarse, su porvenir seguía siendo indefinido.

Un día, la empresa donde venía trabajando tuvo problemas y se vio en la necesidad de despedir a numerosos empleados, entre ellos a José Luis. Con ese trabajo se fueron numerosos privilegios. Ahora, José Luis tenía una esposa embarazada, Lucía, y un hijo de cinco años, Alberto, que no estaba bien de salud.

Unos días después, la aseguradora lo llamó para recontratar su seguro de manera individual, lo cual debía ocurrir en los 30 días siguientes al término del arreglo con la empresa para conservar su antigüedad y condiciones. “¡Qué buena noticia!”, pensó. Sin embargo, cuando se sentaron a conversar, descubrió dos situaciones alarmantes:

  • Su póliza estaba limitada a $1 millón de pesos; o sea, relativamente bajo para el gasto de salud que representan muchas emergencias.
  • Al trasladarle su seguro a una póliza individual conservaba su antigüedad, pero dejaba fuera la cobertura médica a algunas enfermedades crónicas, como la diabetes que padecía su primogénito y, peor aún, el embarazo de su esposa. En ambas circunstancias había periodos de espera para gozar de esas coberturas.

Fue así como José Luis se preocupó por primera vez de las condiciones de su convenio, para descubrir que necesitaba una mayor protección, pues lo que tenía antes era una póliza colectiva con las mismas condiciones estándares para todos los trabajadores. Pensó entonces en varios de sus excompañeros, que padecían enfermedades crónicas que el seguro ya no les cubriría.

Hablando con su agente, se enteró de la póliza de garantía de conversión, que permite conservar como individual tu póliza de trabajador exactamente con las mismas condiciones, o sea, cobertura total de enfermedades importantes y embarazos. Otra posible solución que hubiera debido pensar en su momento era la contratación de un seguro adicional por su cuenta para garantizarle a su familia la protección adecuada.

Afortunadamente, poco tiempo después recibió otra oferta de trabajo. Su paquete de compensaciones también incluía el Seguro de Gastos Médicos Mayores, y esta vez José Luis se aseguró de hacer las preguntas pertinentes en el momento oportuno.

Categorías Destacados GNP cerca de ti GNP te cuida